Matemáticas de desayuno

La concepción de las matemáticas como un conjunto de conceptos y procedimientos aislados y memorizados está, poco a poco, quedando atrás.

El sentido de educar  desde las competencias, surge del deseo de ayudar a los alumnos a construir esquemas de pensamiento y dotarles de una participación activa en los procesos de aprendizaje. Los contenidos teóricos se focalizan sobre la vinculación del aprendizaje a la resolución de problemas de la vida cotidiana.

Así es como nuestras matemáticas de aula han llegado al comedor.

El momento del desayuno de los niños nos brinda una ocasión única para hacer de las mates una experiencia divertida, formativa y aplicable.

Con los alumnos de dos años, la rutina de desayuno comienza con el conteo de alumnos y vasos. Igual número de vasos que de niños. Mientras la educadora saca los vasos, los alumnos cuentan…En forma de retahíla aprenden la serie numérica (0-16). Una vez distribuidos, debemos llenarlos de agua. Es el momento de volver a contar, pero esta vez lentamente.

Después, la educadora se acerca a las mesas y pregunta a uno de los niños: “¿cuántos niños hay en tu mesa?” Señalando con el dedo índice, el niño cuenta a sus compañeros y por último a sí mismo. Estamos trabajando la correspondencia biunívoca del número (correspondencia uno a uno). “Cuatro niños, cuatro vasos…”, responde la profesora mientras les entrega los vasos.

¡Vasos vacíos!, exclama la profesora. Es la señal para que los alumnos muestren sus vasos vacíos para poder llenarlos de fruta. Trabajamos aquí el contraste de las nociones lleno-vacío.

Cuando los niños terminan la fruta, reciben la consigna de colocar el vaso en el centro de la mesa. Poco a poco, el resto de compañeros apilan sus vasos dentro del primero. Conceptos de “centro” y “dentro”.

Para terminar, una actividad cooperativa. Uno de los alumnos de la mesa tiene el rol de recoger los vasos y llevarlos a la cocina. Este alumno, antes de recoger los vasos, debe esperar a que el resto de compañeros termine su desayuno. Al finalizar, el resto de alumnos le aplaude y da las gracias. En esta sencilla actividad, trabajamos los principios de interdependencia positiva, responsabilidad individual, interacción cara a cara y habilidades sociales.

Como ven, un desayuno cooperativamente matemático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s