Proyecto “Un pez en mi zapato”: el desafío

¿Cuál es el punto de partida de un proyecto?

Esta pregunta da lugar a varias respuestas. Hagamos un análisis de cada una de ellas para que nuestro proyecto sea un proyecto de éxito.

El primer punto a tener en cuenta es que nuestro proyecto debe implicar a nuestros alumnos. Es necesario dejar atrás la presencia pasiva de los alumnos en el aula para darles un papel activo, no sólo en el desarrollo de las actividades sino también en la planificación y construcción del proyecto.

Parafraseando a Fernando Trujillo, podríamos decir que nuestro proyecto debe ser “una experiencia memorable” que permita a nuestros alumnos encontrar un sentido al aprendizaje y como consecuencia generar un recuerdo perdurable de la experiencia en su memoria.

El segundo punto consiste en crear una historia que de significado y cree un escenario a los contenidos que queremos enseñar. La imaginación es nuestra gran aliada y ésta abunda en los profesores de educación infantil. No nos paremos en nosotros mismos, contemos también con la aportación de nuestros alumnos, así crearemos escenarios e historias impredecibles.

El tercer punto que queremos reflejar en este post es el de dar sentido al esfuerzo que requiere un aprendizaje. Contextualizar los contenidos en una historia, darles un escenario y lanzar un desafío genera una motivación que hace atractiva la experiencia y hace que merezca la pena vivirla.

Experiencia de aula:

IMG_8933

Nos encontramos en el curso de verano. Tenemos en el aula un grupo formado por 17 alumnos que tienen edades comprendidas entre los 2 y los 5 años. Para generar un ambiente motivador preparamos semanas temáticas que son construidas con la participación de los alumnos, es decir, utilizamos la metodología Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)

¿Cómo construimos la primera fase de un proyecto?

  1. Elegimos un TEMA: en este caso, el mar
  2. Buscamos un DETONANTE que capte la atención de nuestros alumnos, será el inicio de nuestra historia. El docente cuenta a los alumnos….

    “Esta mañana, cuando me levanté, fui a ponerme los zapatos ¿y saben qué encontré dentro de mi zapato? ¡¡¡¡¡¡Un pez!!!!

  3. Con la pregunta…

    “¿Cómo habrá llegado hasta mi zapato?”

    Los alumnos construyen el resto de la HISTORIA…

    “Un dinosaurio que estaba dentro de una cueva, fue al mar y cogió un pez que después llevó hasta tu zapato”

¡Ya tenemos la historia y el escenario creado! Juntos generan un desafío que ha despertado la curiosidad de los alumnos y ha creado en ellos una predisposición positiva hacia las nuevas experiencias de aprendizaje.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s