Fraternidad, reto educativo

 

Leyendo detenidamente la legislación educativa, he podido observar que el principio de fraternidad no aparece explícitamente, aunque sí lo hace en su significado.

Este no es el caso de valores como la solidaridad, la igualdad o la libertad, que sí son señalados y nombrados en varias ocasiones.

Para Nieves Tapia (autora del Aprendizaje Servicio), solidaridad y fraternidad son sinónimos, sin embargo Antonio María Baggio, desde una postura ética, defiende que la fraternidad implica una bidireccionalidad, frente a la solidaridad que marca una dirección única.

La educación posee una dimensión relacional óptima, por lo que analizar el principio de fraternidad en el currículo y en la experiencia escolar como generador de relaciones más auténticas, es hacer una buena apuesta.

En octubre, tendrá lugar en Madrid un congreso que promueve y desarrolla el concepto de fraternidad como desafío educativo.

Yo formaré parte de él y desarrollaré un taller aportando a las Inteligencias Múltiples y el Aprendizaje Cooperativo esta novedad.

 

TARJETA_recorte
Más información
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s